¡NO SE DEJEN ROBAR!


El Papa Francisco nos  insiste seis veces en la Evangelii  Gaudium  a no dejarnos robar lo más precioso que tenemos. Yo esperaba que fueran siete llamadas de atención,  pero hay sólo  seis ¡y todas ellas están en plural y subrayadas con signo de admiración!:

¡No nos dejemos robar el entusiasmo misionero!  80.

¡No nos dejemos robar la alegría evangelizadora!  83.

¡No nos dejemos robar la comunidad! 92.

¡No nos dejemos robar el Evangelio! 97.

¡No nos dejemos robar el ideal del amor fraterno! 101.

¡No nos dejemos robar la fuerza misionera!  109.

Haciendo memoria a cuando hace cinco siglos los conquistadores europeos intercambiaban el oro de los indígenas por simples espejitos, yo me pregunto: ¿cuál podría haber sido la séptima llamada de atención a no dejarnos robar? ¿Por qué el Papa no diría de no dejarnos robar el oro de  la Palabra de Dios? Será porque ya hace siglos que nos la han robado y nos han dado espejitos?

Unidos en la Palabra,
José H. Prado Flores

Director Internacional de la Escuela de Evangelización San Andrés